Ficción y crisis sanitarias. Especial de La Milana Bonita sobre la pandemia del Covid-19

¿Puede que hayamos aprendido de la ficción que cuando llega un estado de alarma como este hay que comprar compulsivamente? ¿Cuántos rollos de papel higiénico necesitaríamos para escribir una novela con todo lo que está pasando? Desde La Milana Bonita, queríamos arrojar un poco de luz (o por lo menos no oscurecer) a la realidad que estamos viviendo. Para ello hemos entrevista a Javier Nespereira, investigador en el campo de Salud y la comunicación sanitaria en tiempos de crisis. Este doctor en Teoría de la Literatura defendió en 2014 una tesis titulada: Estrategias discursivas en la comunicación de crisis sanitarias (retórica y teoría de la argumentación): el caso de la gripe a en 2009. Una investigación brillante que hoy nos puede ayudar a entender lo que está pasando.

Y ya que estamos, les he pedido a Nacho y a Edu que me hagan un pequeño recopilatorio de esas novelas y cómics que nos puedan dar algunas claves para entender lo que vivimos.

Las recomendaciones de Ignacio Pillonetto

Y como esto va de lecturas apocalípticas no podíamos dejar pasar el mundo del cómic. Son obras de las que ya hemos hablado y a las que hay que volver por si algún despistado se las ha perdido:

Los muertos vivientes, de Robert Kirkman

Este es el relato definitivo de los zombis, el más emblemático, simbólico e importante de los últimos años. Sin lugar a dudas, en cuanto a género de caminantes y relatos apocalípticos es lo más relevante, una historia de supervivencia adictiva, con giros argumentales y un elenco de personajes a la altura. Además, la obra ha llegado a su fin, de modo que ya puede leerse completa.

La era de Apocalipsis (varios autores)

Estamos ante un clásico para leer con mucho tiempo por delante, ya que se trata de una obra titánica de los años 90, donde el villano de los X-Men conseguía hacerse con el control del planeta. Actualmente la obra puede encontrarse recopilada en dos tomos gigantescos, con todas las series interconectadas. Allí estaban La Bestia Oscura, una de las mejores interpretaciones que se han hecho del mutante de piel azul, pero en su versión maligna. También aparecía Arma-X, esa versión de Lobezno manco acompañado de su amor, Jean Grey. Por supuesto, no se puede obviar la frescura del grupo capitaneado por Magneto, Pícara y un sorprendente Dientes de Sable con Chico Bestia. La premisa era sencilla: con Charles Xavier fuera del tablero todo cambió a favor de Apocalipsis alterando el flujo de la historia.

El eternauta, de Héctor Germán Oesterheld y Solano López

El relato apocalíptico argentino por excelencia nos ofrece una lectura sobre la dictadura militar en clave de ciencia ficción a partir de la nevada mortal, la invasión extraterrestre y la metaficción entre su creador y Juan Salvo. Los dibujos de Solano López son una maravilla y, a día de hoy, es una historia que sigue leyéndose perfectamente. No olviden escuchar nuestro programa aquí

Las recomendaciones de Eduardo Martín

La peste, de Albert Camus

He mencionado en varias ocasiones que Albert Camus es uno de mis autores de cabecera. Por ello, resulta gratificante cuando le vuelvo a ver revolotear entre los artículos de prensa, los listados de novedades (con la reedición de El primer hombre que ha publicado Tusquets Editores) o incluso la lista de más vendidos. Sí, porque a raíz de la terrible situación que estamos viviendo como sociedad debido al coronavirus, los lectores y no lectores han posado la vista en La peste, novela de Camus publicada en 1947. No es casualidad, ya que en ella, el autor de El extranjero nos relata la historia de una ciudad cerrada al mundo por una temible pandemia. A partir de ese momento, el autor de origen argelino pone el foco en el comportamiento de sus habitantes, y disecciona así el propio comportamiento humano a través del filtro del acechante apocalipsis. “Nos cuesta mucho creer en la pestilencia cuando desciende sobre nosotros”, escribe Camus. Es duro ver lo fácil que es anticipar nuestros movimientos.

Soy leyenda, de Robert Matheson

La película protagonizada por Will Smith puso esta novela en boca de todos, pero lo cierto es que no solo Soy leyenda era mucho antes todo un clásico de la ciencia ficción apocalíptica, pues se publicó en 1954, sino que Matheson es uno de los más grandes escritores de terror. Para aquellos que solo visteis el filme, he de deciros, aunque suena a típico comentario de listillo, que os vais a perder más de la mitad de su gracia. Por suerte, ahora que estáis confinados en casa esperando la cura, en La Milana dedicamos un programa esta novela. En ella se nos cuenta la vida de Neville, solitario habitante de una ciudad de Los Ángeles arrasada por una guerra bacteriológica. En ella, Matheson no solo describe con gracia esa sensación de estar ante un ejercicio continuo de supervivencia, sino que centra la novela en la formación científica forzosa que ha de aplicarse Neville si quiere salir adelante. La ciencia como única salida, esa misma ciencia que sufre tantos recortes hoy en día. ¿Les suena?

La guerra de las salamandras, de Karel Čapek

Otro clásico, aunque no les suene tanto, es La guerra de las salamandras, del escritor checo Karel Čapek. Fue escrita nada más y nada menos que en 1936, y la podemos situar como la tercera gran novela distópica si atendemos al canon habitual conformado por Un mundo feliz, de Aldous Huxley; y 1984, de George Orwell. Con el tiempo me he dado cuenta de que no entiendo tantos halagos a Orwell y tan pocos a Čapek. En cualquier caso, en esta historia el checo nos retrata a golpe de humor ácido la estupidez humana, y nos muestra además que dicha estupidez es global y no entiende de fronteras. En esta ocasión no nos encontramos ante una pandemia, sino ante una nueva especie (una suerte de salamandras de gran tamaño e inteligencia) que, fruto de la avaricia humana, terminan dominando a la misma raza humana que les enseñó a andar y a caminar. El clásico “la avaricia rompe el saco” embadurnado de ciencia ficción como nunca lo habíamos visto. Como escribí recientemente en su reseña, “la obra es tan sutil y fina en su ironía que se convierte en un basto retrato de la estupidez y la vileza humana”. Pues eso, qué os voy a contar que no sepáis ya.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: