El Hobbit: el inicio de un gran viaje

Sucede en (ciertas) ocasiones que en la historia de la Literatura surge una novela que al instante se convierte en una obra de culto. O una saga de novelas (por qué no) que adquieren una categoría y una notoriedad a veces inmediatas al tiempo de su publicación, en una de esas ‘rara avis’ en las que tanto público como crítica se ponen de acuerdo en laurear a un producto escrito con una premisa argumental inmejorable, un estilo atrayente, absorbente y preciso y un conjunto global impecablemente acabado.
Es en momentos como esos cuando los lectores debemos preguntarnos: ¿cómo empezó todo?
El hobbit es el principio de un periplo, de una odisea inolvidable que se vio perfilada y elevada a su enésima potencia con el celebérrimo ‘Señor de los Anillos’, de J. R. R. Tolkien; hoy más popular por una serie de películas rodadas a principios de esta década. Pero también funciona como una novela independiente, con una fuerza individual y una base única que la sirve de autoalimentación y abastecimiento propio, hasta el punto de erigirse como una de las fábulas de aventura por modesta no menos original e impactante.
Este fenómeno será el analizado por La Milana Bonita este domingo 6 de febrero, donde tendrán cabida las numerosas interpretaciones que de él se puedan sacar en nuestra Piedra Rosetta, una semblanza biográfica de su popular autor, las habituales secciones gramaticales ‘Hablar Bien’ y ‘La palabra escondida’, además de una nueva ‘Banda de Libros’ y unos abundantísimos contextos, entre los que destacan una enumeración de los portadores del Anillo Único, una serie de premisas al universo de Tolkien extraídas de su ‘Silmarillion’ o un resumen del plan de rodaje de la inminente adaptación cinematográfica, a cargo de los mismos profesionales técnicos (y varios de los artísticos) que ya dieron vida en la gran pantalla a los protagonistas de El Señor de los Anillos.
La cita, como siempre, este domingo a las 18.30.
¡La Revolución ha comenzado!
Anuncios

Comments

  1. Saludos.Sigo vuestro programa desde hace poco más de siete meses y, además de felicitaros, querría comentar una cosa respecto a El Hobbit.Actualmente se lo estoy leyendo a mi hija por las noches y me he dado cuenta de una cosa de la cual, a pesar de haberlo leído muchas veces, nunca me había dado cuenta: Excepto algún fragmento puntual las aventuras tienen la extensión justa para una típica lectura nocturna y va subiendo y bajando en función de ese ciclo temporal (entre treinta y cuarenta minutos). No sé si os habías percatado de ello -o si es una sensación totalmente subjetiva-.Gracias y espero poder oír muchos de vuestros programas.

  2. La verdad es que se trata de una reflexión muy interesante y que no es para nada desbaratada.Lo que comentas puede tener relación en parte con que la primera intención de J.R.R. Tolkien era la de crear una novela infantil- juvenil… Luego, cuando escribió la saga de El Señor de los Anillos, realizó una serie de cambios para orientar el escrito hacia un público adulto, sin embargo las reminiscencias que quedaron son palpables. Quizás esa sea la razón de que guste a un abanico de público tan grande.Muchísimas gracias por expresar tu opinión.¡La revolución ha comenzado!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: