La Palabra Escondida: quevedos, remilgado y mortaja

Cuando nos enfrentamos a la lectura de El ojo de Vladimir Nabokov, encontramos una enrevesada historia que incluye espías, bolcheviques y un meticuloso juego de estructuras literarias. Ante este panorama era fácil suponer que su lenguaje destacaría por su complejidad. Sin embargo, nada de esto sucede y su vocabulario no demanda más que agudizar un poco […]