‘Que nadie duerma’, de Juan José Millás: el surrealismo cotidiano

Voy a ser sincero. Creo que he ido en taxi dos veces en mi vida. Aunque respeto este medio de transporte, tengo que reconocer que no me gusta. En una ciudad media, como Valladolid, puedo eludirlo fácilmente (no sé si en Barcelona, Madrid u otra gran urbe podría hacer lo mismo) por lo que no […]