‘Mortadelo y Filemón: El Tesorero’, el regreso triunfal de Ibáñez

El pasado Sant Jordi, la fiesta del libro  por excelencia en Cataluña, nos dejó varias noticias a destacar. La primera y más importante la reflejaron los titulares de las crónicas matutinas. El Periódico de Catalunya titulaba: “El sector del libro, pletórico”. La Vanguardia, menos entusiasta, también reflejaba los aires de optimismo: “El éxito de Sant Jordi incrementa un 4% los libros vendidos con respecto a 2014”. Que esas cifras son o no suficientes es otro debate, y que el sector editorial y la Cultura en general necesita más apoyos es una obviedad. Pero la otra noticia no es esa, el segundo titular que recuperamos hoy lo dio la lista de los más vendidos. Tras La Templanza, de María Dueñas, y Arturo Pérez-Reverte con su última novela ‘Hombres buenos’; el siguiente en tan disputado podio era…(ruido de tambores)… El Tesorero.

Portada de 'Mortadelo y Filemón: El Tesorero'

Portada de ‘Mortadelo y Filemón: El Tesorero’

Muchos de los que estéis leyendo estos quizáis os haya dejado indiferente. Otros ya habréis reconocido el título y vuestra sonrisa será tan amplia como la mía cuando ojeé el pasado 24 de abril los más vendidos. Sí, se trata de la última obra de Francisco Ibáñez, maestro por excelencia de la historieta española que volvía a ofrecer a sus fieles lectores una aventura de Mortadelo y Filemón. La pareja de agentes secretos, tan famosa como desastrosa y desternillante, se colaba en un merecido tercer puesto que sirvió para dejar escapar una lagrimita a los más nostálgicos. Las razones eran bien sencillas.

Mortadelo y Filemón: El Tesorero (Ediciones B, 2015) sitúa a los famosos agentes en una misión sinigual. Deben investigar el robo, al completo (solo han dejado las telarañas), de las arcas del Partido Papilar. Y todo apunta, curiosamente, a su tesorero… Muchos ya sabrán en qué noticia de actualidad ha puesto el ojo (y el lápiz) Ibáñez para buscar inspiración. Se trata, claro, del famoso Caso Bárcenas, un episodio real de corrupción en el que está involucrado el Partido Popular (partido que gobierna actualmente en España) y que tiene como principal protagonista a su extesorero Luis Bárcenas, por una supuesta contabilidad no declarada e ilegal que maneja (o manejó) dicho partido.

Luis Bárcenas, extesorero del PP y quien inspira el principal antagonista de 'El Tesorero'. Foto de: Bernardo Díaz

Luis Bárcenas, extesorero del PP y quien inspira el principal antagonista de ‘El Tesorero’. Foto de: Bernardo Díaz

Pues bien, el eterno historiestista, hábil, sabe que con humor la corrupción no es menos corrupción, pero se lleva mejor. De esta manera ha situado a su dúo en una aventura con tintes de parodia de la realidad con el objetivo, ni más ni menos, de que la gente se ría. Y lo consigue. Ver a Mortadelo y Filemón en una situación tan actual provoca una sonrisa continua desde la página uno hasta la última. Las referencias son continuas, con una aparición estelar hasta de Mamerto Rojoy, la versión en viñeta de Mariano Rajoy, presidente del Gobierno español. Y no son chistes fáciles, sino el maestro del humor y su lápiz adaptados a los tiempos que corren, y se agradece.

Francisco Ibáñez durante la presentación de su último tebeo. Fuente: EFE

Francisco Ibáñez durante la presentación de su último tebeo. Fuente: EFE

Muchos podrán decir que es una acertada maniobra comercial, pero Francisco Ibáñez son palabras mayores. Nació en 1936 en Barcelona. Como historietista perteneció a la denominada Escuela Bruguera, junto a Alfons Figueras, Jordi Ginés ‘Gin’ o Joan Rafart i Roldán ‘Raf’, entre otros. Todos ellos grandes del tebeo español. Como tantos, comenzó de manera humilde, colaborando en revistas humorísticas y suplementos infantiles como ‘Nicolas‘, ‘Chicolino‘ o ‘La Risa‘.  Pero las creaciones de Ibáñez le permitieron dar el salto hacia el éxito gracias a obras como 13 Rue del Percebe, Rompetechos o El Botones Sacarino. Toda una retahíla de personajes y tiras cómicas que son la viva historia de la viñeta española. La pareja formada por Mortadelo y Filemón es la más célebre y sus peripecias en la T.I.A a las órdenes del Super no entienden de generaciones. Pequeños y mayores se agolpaban en las colas de Sant Jordi para conseguir la firma de Ibáñez. Y la ilusión de todos ellos es la mejor manera de escenificar lo que supone el trabajo de este autor.

De esta manera regresan las recargadas viñetas llenas de detalles con un estilo único que, en su versión de Mortadelo y Filemón, cumple con esta historia 200 números. Si por algo destaca este autor barcelonés es que en cada trazado puede haber un chiste, así como en cada palabra y cada diálogo. Aún recuerdo cuando, con la propina, acudía de niño al quisco y debía elegir entre el tebeo de Ibáñez o las golosinas. No hace falta que desvele mi decisión, ya saben que el humor es el mejor de los dulces.

Viñetas de 'El Tesorero'

Viñetas de ‘El Tesorero’

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: