Al otro lado del muro. La RDA y sus escritores

El 9 de noviembre de 1989 cayó el muro de Berlín. Comenzaba de esta manera el principio del fin de la República Democrática Alemana (RDA), un acontecimiento histórico que ha sido considerado generalmente como una de las más importantes victorias de las democracias sobre los totalitarismos. Ya han pasado veinticinco años desde entonces y parece que la mayoría de las heridas han cicatrizado bien. Pese a todo, se sigue tapando con el manto del ostracismo cualquier éxito intelectual, cultural o social que se produjera en Alemania Oriental. Por esta razón, una antología como Al otro lado del Muro. La RDA y sus escritores (Errata Naturae, 2014), cuya edición ha sido elaborada por Ibon Zubiaur, puede resultar aún muy incómoda en Occidente. A los poderosos de cualquier tipo no les gusta que los buenos no sean tan buenos, ni los malos tan malos, porque esto supondría derribar una serie de muros invisibles muchos más altos y gruesos que los físicos. Si te apetece dinamitarlos, sigue leyendo.

muro-de-berlin-5

Stephan Hermlin, Stephan Heym, Erich Loest, Brigitte Reimann, Herrmann Kant, Günter Kunert o Jureck Becker son absolutos desconocidos para la mayoría de los lectores hispanohablantes. Muy pocos cuentan con obras traducidas al castellano y, por supuesto, sus nombres nunca aparecen en los libros de textos. Sin embargo, todos ellos contaron, en mayor o menor grado, con gran reconocimiento del público y de la crítica en su país de origen hace poco, hace muy poco, hace tan poco tiempo que parece imposible que hayan sido olvidados completamente.

Al otro lado del muro vuelve a dar voz, afortunadamente, a esta colectividad tan heterogénea de literatos (algunos fueron fieles adscritos al Partido Comunista, otros en cambio renegaron del régimen; todos ellos, en cambio, son hoy en día disidentes de los círculos comerciales editoriales). Se trata de una genial antología que propone al lector un recorrido ameno y sencillo por la historia literaria de Alemania Oriental. Por supuesto, hay que recordar que no están todos los escritores que vivieron en esta utopía literaria (o distopía, depende de cómo se mire), también hay que señalar que faltan algunos de los más destacados; sin embargo, lo que sí se puede afirmar es que Zubiaur ha conseguido reunir en las páginas de este tomo a todos los autores necesarios para comprender el interesantísimo y complejísimo debate intelectual que se dio en la RDA.

Una fiesta intelectual a la sombra del muroPortada_Al-otro-lado

Como todo buen anfitrión, Ibon presenta a los desconocidos escritores a cada uno de los lectores que abren las páginas de este libro. Con breves biografías de no más de dos páginas (algo que se agradece) se perfila el contexto social, político y literario de los autores y el contexto del fragmento seleccionado. No existe una unidad formal, ya que pueden aparecer tanto discursos o ensayos como fragmentos de novelas; sin embargo, sí que se aprecia una unidad temática esencial en todos los escritos: la reflexión sobre la propia literatura desde diferentes perspectivas. Se aborda el papel del escritor en un país comunista, la funcionalidad de los sindicatos de escritores (hilarante es la aportación de Hermann Kant en este sentido) o el valor social de los libros.

Pese a lo que muchos podrían pensar, no se aprecia en la lectura una corriente mayoritaria de opinión en ninguno de los temas. Más bien, se trata de una conversación llena de matices y sugerencias, como los que se distinguen perfectamente con la contraposición de los textos de Franz Fühmann y Helmut Sakowski. Ambos intelectuales se plantean si el principio estético y moral preestablecido en la RDA para valorar sus obras literarias es el más correcto. Es decir, ¿es necesario que toda obra literaria sea comprometida con la causa socialista o que tenga una utilidad social?

Me parece sumamente estúpido e incomprensible que haya quien hable de la utilidad en el arte como algo indigno, como si lo útil y lo artístico fueran conceptos que se excluyen mutuamente. Nosotros intentamos hacer arte, pero no escribimos para la posteridad, sino para la gente de hoy. Intentamos acercarnos a la maestría, y sabemos muy bien que no tenemos motivos para estar satisfechos con lo logrado, y que la obra maestra aún no ha llegado a nuestras tierras. Pero también intentamos hacer justicia a la exigencia del momento, ayudar al Partido y a la gente a resolver problemas de lo más actuales.

Helmut Sakowski

Se le reprocha a un banco verde que no sea una mesa azul (…) Se sigue pidiendo de cada obra individual lo que sólo puede darnos la totalidad de una literatura, a saber, la totalidad de la vida. Se siguen haciendo reproches políticos al escritor cuando plasma toda la escala de sentimientos humanos, que va desde la alegría exultante hasta el dolor atroz, desde las jubilosas ganas de vivir hasta la onda crisis de la desesperación. Se le pide constantemente a la literatura lo que por su naturaleza no puede dar, a saber: conclusiones científicas.

Franz Fühmann

Seguro que al leer estos brevísimos fragmentos, muchos habrán pensado que el debate en cuestión se trata de un fósil dentro de la teoría literaria. Sin embargo, simplemente con cambiar pequeñas palabras se podría hacer un viaje en el tiempo hasta nuestra propia contemporaneidad. Al fin y al cabo, en la actualidad existe una polémica muy similar entre los escritores adscritos al régimen capitalista (es decir, aquellos que venden parte de su idea para poder triunfar en la sociedad de masas), y aquellos disidentes que apuestan por la literatura esencialista (es decir, destinada solo a los que unos llaman minoría y otros élite). Curioso, ¿verdad?

Anuncios

Comments

  1. Mas allá del debate que pueda generar esta nueva perspectiva, que sin duda se presta para una mas de una controversia. Estos escritores desconocidos (al menos yo no doy con uno) tienen una vaga aura a Benno Von Archimboldi. Solo falta que los de la MIlana salgan a buscarlos, lo que los convertiría en personajes de un capítulo de algún libro de Roberto Bolaño, tal como sucede en 2666. Saludos desde Ecuador

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: