‘Las flores azules’ de Raymond Queneau, más que un juego narrativo

Raymond Queneau (1903-1976) fue un escritor innovador y muy creativo. Sus obras (líricas, narrativas o ensayísticas) suelen definirse como prodigios técnicos, como asombrosas odas a la destreza del escritor, o como probaturas magistrales de la estética en los límites del lenguaje. Ahora bien, estas descripciones del escritor francés son injustamente parciales y hasta cierto punto distorsionadoras. Queneau fue mucho más.Flores_azules-Raymond_Queneau-9788432228995

La dicotomía: forma y contenido

Puede que gran parte de la mala crítica que se ha hecho del escritor francés venga de la errónea preconcepción que separa de manera artificial forma y contenido. En este punto tengo una opinión muy marcada (y por ende, polémica) sobre estos esquemas mentales que se nos imponen en la escuela y que en la edad adulta nos condicionan hasta límites insospechados. Pues bien, si dejamos de lado esta impostura, creo que podremos llegar a la conclusión de que Raymond Queneau es algo más que un mero juego de palabras. Todo en él, en su narrativa, trasciende semánticamente e, incluso, simbólicamente. He ahí su magia, su virtud, su destreza. Él comprendió que la estructura de una novela puede ser tan significativa como un personaje.

Las flores azules (su penúltima novela publicada en 1965 pero que ha llegado recientemente a nosotros gracias a Seix Barral) es un buen ejemplo de cómo en este autor forma y contenido son categorías inservibles para la crítica literaria, ya que la trama (el argumento) reside directamente en la estrategia narrativa. Me explico. Las flores azules es una hilarante novela que se desarrolla a través de dos personajes: Cidrolin (hombre francés del siglo XX que vive en una barcaza en el Sena, “la cual es más bonita desde lejos que cuando estás dentro”); y el duque d’Auge (señor feudal y aristócrata que conocemos en el siglo XII, pero que vive aventuras desde la Edad Media hasta la Modernidad).

Incontro con Italo CalvinoAsí de primeras, puede parecer una más de esas novelas con tramas paralelas en las que poco a poco a poco el lector va viendo las consecuencias del pasado en el presente hasta que se juntan en un apoteósico final. Esta estructura (que puede resultar manida y poco original hoy en día) es mejorada y conceptualizada en Las flores azules, ya que en esta novela cada personaje es el sueño del otro. La contraportada del libro llama nuestra atención con una pregunta: “¿Quién sueña a quién?”. Ahora, nosotros debemos preguntarnos: ¿es esto relevante? Mi respuesta es que no. Como explicaba antes, Queneau no busca formular un acertijo al lector, tampoco pretende iniciar un juego literario como muchos han defendido; sino que ÉL quiere SER el JUEGO y el ACERTIJO. No es una impostura, sino la esencia misma de su narrativa.

Cuando un personaje cierra los ojos y el lector se desplaza de manera precipitada a otro punto de la historia, no nos encontramos ante un ejercicio de estilo, sino ante una realidad significativa constituida en un marco ideológico-filosófico (el tiempo es relativo, la Historia es ficción, la vida es un sueño y ya sabéis que los sueños…). Toda está complejidad estética se significa con la técnica del escritor. ¿Seguimos pues diciendo que Queneau es puro juego literario?

El humor

Por último, me gustaría resaltar la razón por la cual este libro merece la pena ser leído por cualquier amante de la literatura: el humor fundamentado en la ironía. Desde que leí La Conjura de los Necios, no había vuelto a tener que contener la risa con un libro en la mano para no alarmar al personal. Mediante la hipérbole, el surrealismo y la repetición, Queneau es capaz de llevar al lector a la lágrima (pero no de tristeza, sino de felicidad que es mucho más difícil). Las flores azules no es una obra maestra, ni pretende serlo. Esta novela es la reafirmación de un escritor, y él sí que es un maestro.

Nota del autor: Si podéis, bucear por internet para conocer un poco más a este escritor fundador del OuLiPo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: