El poeta que rugió a la luna y se convirtió en tigre, de Atsushi Nakashima

Hay libros que atraen por el nombre de su autor, un reclamo intelectual (o comercial) que suele invocar a los lectores a su compra inmediata; otros lo  hacen por la fama que les precede, impulsados muchas veces por la prensa favorable. Y luego, luego están los auténticos desconocidos. En esta última categoría he de reconocer que estaba Atsushi Nakajima, al menos en mi vasta ignorancia, aunque eso sí: acompañado por un título sugerente y una ilustración evocadora. El poeta que rugió a la luna y se convirtió en tigre, de Atsushi Nakajima es uno de los descubrimientos destacados del 2017: reflexivo, poético, instructivo, muy imaginativo y que profesa claramente un amor incontestable por el lenguaje.

resize-1489523366

Portada de Hermida Editores

El poeta que rugió a la luna y se convirtió en tigre es una recopilación de cuentos de este sorprendente autor oriental, un hombre obsesionado con el habla y las palabras de tal modo que no hay en él un solo relato que no plasme, al menos en algún detalle, su pasión por estos temas. Momias, reyes, soldados, poetas y dioses se dan cita en un libro único y sencillo en el que la cuestión principal circunda sobre hasta qué punto nos condicionan los idiomas y el valor intrínseco de las palabras. No por nada uno de los cuentos más destacados se titula La catástrofe de las letras, donde presenciamos, nada más y nada menos, que a la deidad de las palabras en todo su esplendor.

Para los lectores occidentales puede resultar una experiencia mayúscula adentrarse en el mundo (o los mundos según se quiera ver) que nos presenta Atsushi Nakajima, pues sus relatos nos transportan a tierras fenicias, griegas y egipcias, pero bajo el claro prisma de Oriente. A veces el viaje puede ser abrumador, depende de cada quien, pero el resultado final es sumamente placentero. Una montaña rusa de personajes, épocas y reflexiones que siempre atesoran un último giro ligado al valor literario o a la lengua.

No obstante, si un relato devora a los demás, reconozco aquí mi triste intento por jugar con las palabras y el apetito literario, ese sin duda es La luna sobre la montaña, el relato más sólido de todos. Con un personaje protagonista que evoluciona y cae, que incluso llega a convertirse en algo más para comprender su mismísima existencia. Y así es como su mera presencia se transfigura en una representación imposible de las ambiciones de un literato ávido de reconocimiento, pero carente de otros anhelos. Bueno, precisamente, descubrir la transformación del poeta, en todos los sentidos, es uno de los atractivos de un cuento que se estudia y revisa en Japón asiduamente.

El escritor se balancea entre la introspección y la dulzura, marcado por el peso que ha de cargar su protagonista a causa de la vanidad y la soberbia de quien se ofusca con el arte. Atsushi Nakajima falleció en 1942 con solo 33 años, después de haber viajado por China y Corea, países que influyeron en su obra como aquí queda plasmado. Llegó a publicar poesías, novelas y libros de relatos, pero en España, El poeta que rugió a la luna y se convirtió en tigre, traído por Hermida Editores y traducido por Makiko Mese y Daniel Villa Gracia, ha sido el primer libro que llega de este autor. Bravo una vez más Hermida Editores, por arriesgar y acertar. Solo nos queda rugir y esperar quién nos contesta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: